Estás en: Inicio > Biología > La Cría

                     

 


LA CRÍA

 

HACER LAS PAREJAS
CRITERIOS, CONSEJOS Y RECOMENDACIONES
Vicente Ibáñez

Sin duda, uno de los momentos más importantes para nuestros mandarines es cuando decidimos criar con ellos. Vamos a hacer dos distinciones en este punto, la cría digamos "particular", y la cría para gente que tenga muchas parejas o "masiva". Realmente, el trasfondo de la cuestión es el mismo, pero quizás la elección y el momento que podamos hacer sea diferente en cada caso.

Primero hablaremos de las condiciones requeridas para la cría; Se que está de más decir todo esto, pero mucha gente, por desconocimiento, se suele poner a ejemplares tal cual están, sin revisar un poco la salud del pájaro y fijarse en otros pequeños detalles. Recordemos que lo primero que hemos de observar de un pájaro que vayamos a poner a criar, es que no esté realizando ninguna muda, que esté con niveles de calcio buenos, y que la condición en general del pájaro sea aceptable. Con estas condiciones, tan solo nos falta conocer un dato más, que es la edad. Este punto es muy importante, porque los diamantes mandarines, pueden criar prácticamente desde los tres meses de vida, pero aunque puedan hacerlo, no resulta muy recomendable, especialmente en los mandarines más "seleccionados" y en los enfocados a concursar, porque el índice de supervivencia en estas primeras nidadas siendo tan jóvenes es realmente bajo, además del prejuicio que le provocamos en su crecimiento, debido a que especialmente las hembras han de dedicar calcio de formación de huesos a calcio para formación de hevos. Aunque por su comportamiento no lo parezca, los mandarines también necesitan tener una cierta edad para convertirse en "buenos padres". Desde mi experiencia, os puedo contar, que tengo algunos mandarines en los que la cría ha sido un auténtico desastre, sin constancia en la incubación, han dejado morir a los polluelos por no darles de comer, inconstantes en dar alimentos, o que incluso se han cargado a los polluelos. La solución ha sido relativamente simple; dejar pasar algo de tiempo y no tener prisa en criar. Iremos desglosando poco a poco todo esto en sucesivos apartados.

En el caso de que tan solo tengamos una o dos parejas, no tenemos que calentarnos mucho la cabeza a la hora de buscar las parejas adecuadas. En el caso de que tengamos más para elegir, ya podemos buscar diversas combinaciones dependiendo de lo que deseemos obtener. El primer problema que se plantea en estos casos, es que necesitamos saber el genotipo del pájaro, pero la mayoría de las veces tan solo conocemos el fenotipo. Describimos estos conceptos:

  • FENOTIPO: Es la apariencia visual del pájaro, es decir, lo que vemos.
  • GENOTIPO: Es la carga genética que lleva el pájaro, tanto la que se ve como la que no se ve.

Que mejor que poner un ejemplo para entender estos dos conceptos; en la foto vemos un macho bruno; ese sería su fenotipo, es decir, lo que se ve. Después hay detalles que nos hablan de su genotipo, es decir, de mutaciones que lleva ocultas. En este caso, vemos, por el punteado del flanco que es ovalado en vez de redondo, con la mejilla, que parece que se le salga un poco de la línea, además del ajedrezado de la cola más ancho de lo normal, que es portador de la mutación autosómica recesiva pecho negro. Es posible que sea portador de algo más, pero no podemos saberlo hasta que no criemos con él, ya que no todas las mutaciones dejan marcas de que son portadores y no se pueden detectar. Además, es posible que nunca  lleguemos a saber con certeza que mutaciones lleva ocultas, porque si no le ponemos la pareja adecuada, no nos "aparecerá" la mutación. En este caso, y después de criar con él, con varias hembras diferentes, podemos afirmar que solo porta esa mutación.

Todo esto, si tenemos algunos mandarines, en conveniente apuntarlo, para intentar después hacer un genotipo lo más completo posible e ir buscando las parejas adecuadas con mayor facilidad.

Cuando tenemos los genotipos de los padres, hemos de visualizar que queremos obtener, para elegir las parejas que bien en el fenotipo o en el genotipo tengan la mutación que queremos obtener. Las combinaciones, como podemos imaginar, son innumerables, pero si tenemos claro como se comporta una mutación, podemos fácilmente con los pájaros adecuados obtener los hijos deseados.

Si tenemos muchos ejemplares, resulta casi imprescindible utilizar un software para realizar la gestión del aviario; existen varias soluciones para este menester, y particularmente yo me he decidido por el BirdTracker, un software muy fácil de usar y que estamos traduciendo con el creador del programa al castellano. Próximamente en la sección de descargas, tendréis disponibles todo tipo de software para realizar todos estas tareas. En concreto, el Birdtracker, nos permite ponerle la mutación que queremos, y él nos busca individuos que nos puedan dar hijos con la mutación deseada.

Principal | Hacer la Pareja | Enfoque y Planificación de la Cría | Elección de los ejemplares para la cría | Aparato Reproductor de las Hembras | Formación del Huevo | La Fecundación | La Puesta | Manejo de los huevos | Nacimiento | Desarrollo | Incremento del peso de polluelos | Salida del nido | Destete | Traslado a Voladeras

Home | Principal | Alimentación | Alojamiento | Buscar en el WEB | Cantos | Características | Chat | Cría | Concursos | Curiosidades | Estadísticas | Estándar | Enfermedades | FAQs | Foro | Genética | Glosario | Juegos | Hábitat Natural | Links | Maquinaria | Mi Aviario | Morfología | Mutaciones | Premios | Presentación | Viajes | Vista Rápida

Home  |  © 2005 - www.diamantemandarin.es  |  info@diamantemandarin.es  |