BUSCADOR | MI AVIARIO |    FORO     | SALA DE PREMIOS | PEDIDOS Y RESERVAS | CORREO | OTROS CRIADORES


BIOLOGÍA Y COMPORTAMIENTOS

 

Home > Biología > Manejo de los Huevos

MANEJO DE LOS HUEVOS EN LA PUESTA
Vicente Ibáñez

Cuando los padres empiezan a poner huevos, surgen muchas dudas, sobretodo si es la primera vez que vemos una puesta. Vamos a tratar de explicar, todos los detalles de este proceso y que debemos hacer en cada caso.

Para empezar, los mandarines hacen la puesta con un huevo al día (normalmente). Los van poniendo en días consecutivos, no siendo extraño alguna falta. Suelen hacer puestas de entre 3 y 6 huevos, pudiendo establecer una media de entre 4 o 5 huevos, aunque como ya podréis comprobar cuando criéis, este número es muy variable. Esta cantidad de huevos, viene determinada en muchas ocasiones por la genética, ya que he podido comprobar, que hijas de hembras que ponían sobre los 7 u 8 huevos, siguen poniendo la misma cantidad. Digamos a modo de curiosidad, que como número máximo en una misma puesta, he visto hasta 13 de forma consecutiva. Hay veces en las que se juntan dos puestas seguidas, por ejemplo si tenemos una hembra que pone siempre 4, y de repente en una nos pone 8, teniendo entre medio algún día con alguna falta, suponemos que realmente ha realizado dos puestas consecutivas.

Ahí tenemos la primera duda; Imaginemos una puesta de 7 huevos; es fácil pensar, que si empiezan a incubar con el primero, cuando lleguemos al que hace 7, este primer huevo llevará una semana incubado, y por tanto, al nacer, se llevarán una semana de diferencia. Vemos ahora en las fotos, polluelos de un día y una semana:

      

Es fácil ver, que este polluelo tiene difícil la supervivencia, ya que los hermanos mayores, al ser más grandes y tener más fuerza, van a tener una mayor facilidad para que le den de comer, además de que al ser más pequeños, es más fácil que se produzcan aplastamientos entre ellos, y por tanto su muerte. Los propios diamantes, tienen un proceso propio para intentar mitigar esta diferencia, ya que no suelen meterse a incubar hasta el penúltimo día de puesta, es decir, en nuestro ejemplo, hasta el sexto día. De esta manera, el nacimiento de los polluelos se agrupa en dos o tres días, y estas diferencias de edad son menores. Tampoco es raro, observar pájaros que están muy "en el tema" se metan a incubar antes, por lo que tendremos que estar vigilantes, a la hora de determinar su comportamiento y tomar alguna medida de ayuda.

Antes de comentar y explicar estas ayudas, quiero también explicar, que los padres, en general, o al menos uno de ellos, sobretodo cuando tienen huevos, suele meterse a dormir dentro del nido. Al tener los huevos, hay que pensar que durante lo que dure la noche, les van a aportar calor, aunque no quieran. Está demostrado, que los pájaros, cuando incuban, aumentan un poco su temperatura corporal, y que este cambio de temperatura es el que detectan los huevos para empezar su desarrollo, pero aún así, sobretodo si estamos en ambientes fríos, es posible que el huevo se "active" sin querer. Por lo tanto, teniendo en cuenta esto, es fácil imaginarse, que los huevos del principio, sobretodo en casos como el del ejemplo con puestas de 7, se puedan quedar fríos con facilidad, y por tanto muera el embrión. Normalmente, durante la incubación normal, se establece un periodo máximo de 2 horas tras los cuales, si el huevo no recibe este aporte de calor, se muere, aunque es muy variable, dependiendo de las condiciones de temperatura en el momento, porque como es obvio pensar, cuanto más calor ambiente tengamos, más aguantará un huevo sin ser incubado. Además de esto, el momento del embrión, también influye en lo que aguanta sin calor, ya que más hacia el final de la puesta, el propio embrión va produciendo su propio calor, que aunque no es suficiente para autorregularse, si que puede aguantar algo más.

Una vez descritos los problemas que podemos tener, y siempre partiendo de que en la mayoría de los casos, las puestas se llevarán sin problemas, creo que es conveniente ayudarles un poco, y sobre todo a mejorar este porcentaje de huevo - pollo nacido. Simplemente os doy un método para mejorar todo este proceso, y que podéis realizar en el caso de que tengáis alguno de los problemas que hemos descrito. Para ello, lo que hago, y que hacen muchos criadores de otras especies, es ir sustituyendo los huevos verdaderos por huevos falsos, y cuando veamos bien que no pone, o bien que se ponen a incubar "en serio", se los ponemos todos de golpe.

Para realizar este proceso, lo primero que tenemos que hacer, es aprovisionarnos de huevos de plástico. Estos se pueden encontrar en cualquier tienda de animales o en las grandes superficies, a unos 5 o 10 céntimos de euro por huevo. Si tenemos una pareja, con unos 6 bastará. Digo 6, porque es extraño que una pareja con 6 huevos no se eche en serio a incubar, que es lo que realmente queremos. Lo único que tenemos que tener en cuenta a la hora de comprar estos huevos, es el tamaño. El que normalmente encontramos en las tiendas es el de canario, que podemos usarlo siempre que nuestros mandarines sean grandecitos. En algún caso con mandarines pequeños, al usar estos huevos, es curioso observar que literalmente no les caben en el vientre e incuban de lado. Es por ello, que debemos de comprar los huevos que se ajusten mejor a su tamaño. Los hay de varios tipos y colores, así que una vez veamos como los ponen, podemos comprar lo que más se ajuste a la "realidad". No hay que preocuparse mucho por como sean los huevos falsos, algunos tiene agujeritos incluso, y están mal acabados; es también curioso como se les puede engañar, porque hay ocasiones en los que estos huevos falsos dejan mucho que desear en su calidad, pero los mandarines nunca ponen pegas y los incuban sin problema. Además de para este fin, los huevos falsos se utilizan para corregir ciertos defectos que tienen los progenitores. Si quieres conocer más utilidades de estos huevos falsos, pulsa aquí.

Así, el proceso queda de la siguiente manera:

  • Puesta del huevo 1

  • Cambio por huevo falso

  • Puesta del huevo 2

  • Cambio por huevo falso

  • . . . .

  • No ponen huevo y se echan a incubar

  • Cambio de todos los verdaderos por los falsos

Para coger los huevos, lo mejor es hacerlo con una cucharilla o algo similar; mucho se habla del tema de que los aborrezcan, pero creo que esta práctica, más bien es porque los nidos que se utilizan no son muy accesibles. Evidentemente, cuando menos los cojamos mejor, pero particularmente yo, los manejo con la mano, y no me han dado problemas nunca. Ahí también entra el pulso de cada uno; si tenemos miedo a que se nos rompan, conviene que los huevos verdaderos que no estén fecundamos, al quitarles el nido cuando acabemos la puesta, los usemos como "conejillos de indias", para ver lo que aguanta, que presión, golpes que le podamos dar, etc., y practiquemos a ponerlos y quitarlos de los nidos. Nunca se deben usar huevos pasados como falsos, porque pueden los huevos portar hongos, bacterias, etc., y echarnos a perder no solo la puesta, sino hacer enfermar a los propios padres. Es importante además, si vamos a hacer esta práctica, y como comprobaremos al hacerlo, tener nidos lo más accesibles posibles, para facilitar precisamente la retirada, sustitución, etc. sin estresar demasiado al animal, y minimizando las posibilidades de roturas no deseadas. Si quieres ver ejemplos de nidos más accesibles, pulsa aquí.

La pregunta que surge es casi inmediata; ¿Dónde guardo los huevos? Pues es más sencillo de lo que parece. En mi caso, y como veis en la foto, utilizo una caja de estas de pescador o de herramientas opaca; relleno los departamentos con mixtura (comida de la que uséis), y los voy depositando ahí correlativamente. La mixtura, aparte de que mantiene bien la humedad y temperatura, nos ayuda ya que es un colchón a la hora del manejo, ya que si los depositamos sobre algo más duro o menos flexible, existen más posibilidades de rotura. El tema de la opacidad, no os puedo confirmar si es importante o no, pero yo lo he hecho así, y me ha funcionado muy bien. Además de esto, es importante mantener unas condiciones de humedad y temperatura constantes, o lo más constantes posibles, evitando la sequedad y el fuerte calor. Es importante guardarlos con la punta hacia abajo, dejando la cámara de aire arriba del todo. Existen estudios que demuestran que esta posición de almacenamiento, influye en la posterior viabilidad de los huevos, y esta posición es la más adecuada. Yo además, los dejo casi enterrados, aunque no del todo, para manejarlos después mejor.

¿Cuánto aguantan así los huevos? Pues con exactitud no os puedo decir, pero en mi caso, lo máximo 9 días dentro de la caja almacén, aunque es posible que lleguen a los 10, que es lo que me habían comentado algunos criadores. Otros en cambio, me habían comentado que mucho 5, lo cual ya os aseguro que no es cierto, aunque no se (que si lo parece) si tendrá algo que ver la temperatura que tengamos en ese momento en el lugar de almacenaje. Si alguien ha hecho alguna prueba al respecto, y quiere hablar del tema, puede pasarse por el foro, o escribirme a info@diamantemandarin.es.

Una vez finalizado el proceso de sustitución, conviene lavar muy bien los falsos con agua caliente y se guardan en un lugar cerradito, para evitar posibles contagios entre nidadas y por tanto, entre sus padres. Hemos de tener en cuenta, que estos huevos, están en contacto durante prácticamente una semana con los padres, y pueden ser transmisores del alguna enfermedad o afección.

Home  |  © 2005 - www.diamantemandarin.es  |  info@diamantemandarin.es  |